Desde que nos mudamos a Tenerife queríamos hacer una excursión en barco, para disfrutar de la observación de cetáceos. Hace poco, aprovechando un día de calima y mucho calor, decidimos que había llegado el momento de embarcarnos.

¿NOS ACOMPAÑAS EN NUESTRA TRAVESÍA MARÍTIMA?

Entre la costa Sur de Tenerife y la isla de La Gomera, hay una colonia de calderones tropicales y delfines mulares. Es por ello, que durante todo el año se puede disfrutar de la presencia de estos hermosos animales. Son muchas las empresas que ofrecen excursiones para la observación de cetáceos en Tenerife. Nosotros queríamos pasar un día tranquilo en familia, por eso buscamos un barco pequeño y con un trato más personalizado. La empresa que elegimos fue Mola Mola. Ofrecen varios tipos de excursiones, pero nosotros nos decidimos por la de 3 horas que incluye snacks y bebidas ilimitadas, por 50€ los adultos y Lily gratis por ser menor de 4 años.

Salimos a las 10:00 am del Puerto Colón. Elegimos la primera salida, porque dicen que es a primera hora cuando hay más probabilidad de avistar cetáceos. La empresa hace recogida en los hoteles, pero nosotros fuimos directos al puerto. Si vas en coche, vete con tiempo suficiente, porque encontrar parking en esta zona es complicado. Siempre tendrás la opción de aparcar en un parking de pago que está justo en el puerto.

El capitán nos pidió a todos dejar los zapatos en una cesta hasta el final de la excursión. Una vez a bordo, el fotógrafo del barco tomó fotos a todos los pasajeros y al regreso estaba en puerto con las fotos impresas, por si alguno quisiera comprarles.  ¿Qué te parece las nuestra?

Una vez a bordo, Álvaro el capitán se presentó e hizo una pequeña introducción sobre los cetáceos que podríamos encontrar y cómo debíamos comportarnos a bordo. Álvaro nos explicó que todos los barcos van conectados por radio y tan pronto uno de ellos avista algún cetáceo, avisa al resto. Al poco de zarpar recibimos el esperado aviso por radio. Estábamos todos expectantes esperando ver delfines.

Y de repente allí estaban. Varios delfines saltaban y desaparecían, mientras Lily los buscaba como loca y gritaba…allí mamiii, allíííí …mira miraaa, otro delfín jajajaja Después de los delfines navegamos una poco más y aparecieron los calderones o ballenas piloto.

Después de haber visto delfines y ballenas, había llegado la hora de comer algo. Como ya te habíamos comentado, la excursión incluía bocadillos, fruta fresca y bebidas: refrescos, agua, zumo, vino, cerveza y cava. Los bocadillos eran variados y también había opciones vegetarianas. La fruta constaba de plátanos y unos fresones super sabrosos. La bebida que incluye es ilimitada y el capitán estuvo continuamente ofreciendo. Nuestro consejo es que no bebas nada hasta que el barco haga la parada, porque los líquidos en el estómago harán que te marees con más facilidad.

Paramos en una pequeña playa, que fue todo un descubrimiento para nosotros, ya que está al lado de nuestra casa y no sabíamos de su existencia. Se trata de Playa Puerto de Armeñime y hasta hace poco en esta playa se podían ver tortugas en libertad.

En el barco también había gafas y tubos por si a alguno le apetecía hacer snorkel, pero el agua en marzo aún estaba demasiado fría y no hubo ningún valiente que se animara a darse un chapuzón.

El tiempo pasa volando cuando lo estás pasando bien y casi sin darnos cuenta la excursión llegaba a su fin. El regreso hacia Puerto Colón fue precioso. El barco fue bordeando la costa y pudimos ver las diferentes playas y cuevas, así como los hoteles de la zona, algunos tan espectaculares como el nuevo Hard Rock Hotel o el Sheraton La Caleta.

Espero que hayas disfrutado de la experiencia de observación de cetáceos tanto como nosotros. Mira todas las actividades que puedes hacer en Tenerife.

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos posts.

Gracias!

Error! Inténtalo de nuevo!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here