Cuando una ha nacido en una isla donde hasta en Navidad brilla el sol, tener la posibilidad de visitar Europa en estas fechas, es el mejor regalo que Papá Noel pueda traerme. Como cada año, hemos visitado Budapest. Normalmente lo hacemos en febrero, pero aprovechando nuestro viaje en coche por Europa, este año lo visitamos en noviembre. Nos perdimos el maravilloso Mangalica Festival, pero hemos coincidido con el mercado de Navidad.

Del 13 de noviembre al 6 de Enero se puede disfrutar de un maravilloso ambiente navideño en la plaza Vörösmarty situada al final de la calle Váci y enfrente del famoso Café Gerbeaud. Este año el evento cuenta con más de 100 puestos entre stands de comida y artesanía local. Nosotros no nos lo hemos querido perder. ¿Nos acompañáis?

El mercado navideño hace las delicias de sus visitantes, sobretodo de los turistas quienes podemos degustar muchos de los platos de la gastronomía húngara.

Pimientos y repollo rellenos. Krampampuli, ponche típico de Hungría. Se hace con ron de caña, vino, té, frutos secos, piel de naranja y se sirve caliente. Junto con el tradicional Palinka, el mejor remedio para combatir el frío.

Lángos. Lo llaman también la pizza húngara, pero para que os hagáis una idea, la masa sabe a churros y por encima le ponen queso y jamón o nata agria. A mí me encanta.

Los kioskos de artesanía son perfectos para encontrar souvenirs o regalos de navidad. Podemos encontrar una variedad de artículos artesanales: cerámica, artículos de piel y bordados. También podemos encontrar productos alimenticios como quesos, licores y embutidos.

Variedad de mazapanes, jabones hechos a mano y mermeladas caseras.

Los niños también tienen su espacio en esta feria de navidad. Lily se lo pasó en grande  jugando en el tren de madera. También ofrecen un programa de talleres lúdicos de marionetas, baile y manualidades.

Nos ha encantado el mercado, aunque es verdad que nos han sorprendido los altos precio. Si vais como turistas probablemente no os deis cuenta, porque lo compararéis con el resto de Europa. Como sabéis, Gabor es de Budapest, así que somos conscientes de la situación económico del país y sabemos que desgraciadamente son pocos los húngaros que pueden permitirse disfrutar de estos eventos. De hecho, la mayoría de asistentes que vimos eran extranjeros.

Esperamos haberos contagiado un poco de espíritu navideño. Si estáis por Budapest, no podéis dejar de visitar el mercado de Navidad y si no, empezad a buscar vuelos para daros un saltito.

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos posts.

Gracias!

Error! Inténtalo de nuevo!

3 COMENTARIOS

  1. Qué bonitos recuerdos me trae tu post!!!
    Hace un año me escape por Budapest y pude disfrutar casualmente del ambiente navideño que lo caracteriza. Digo casualmente, ya que hace un año no sabía del mágico ambiente y de todo lo que se puede hacer en la ciudad en navidad.
    Algo que no puedo olvidar de los mercados es su gastronomía, me gustó mucho probar las comidas tradicionales sin que nuestro bolsillo se resintiera mucho.
    Los chicos de White Umbrella Tours, fueron los que se encargaron de darnos a conocer la ciudad y aconsejarnos acerca de los mercadillos y que debíamos degustar. Fue una visita muy agradable y divertida y de la que hoy en día podemos decir que aprendimos gran parte de lo que conocemos de la ciudad.
    Gracias por la info.
    Saludos!!!
    PD: el tour que hicimos es este: http://whiteumbrellatours.com/budapest-tours/tours/free-tour?lang=es espero que sea de utilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here